Cuando me mudé a Madrid, una ciudad donde llueve alrededor de 63 días al año, desde Dublín donde llueve 273 días al año, traje conmigo una variedad de abrigos de los que cualquiera se sentiría orgulloso… en Irlanda. Pero ahora vivía en España. ¿Y qué hice con todos ellos? Se llenaron de polvo en mi trastero, los deje guardados para un «día de lluvia».

La limpieza no se trata de preguntar: ¿por qué guardamos tantas cosas? Se trata de preguntar: ¿por qué pensamos que va a haber un día de lluvia?

Tener y conservar desorden es un problema mental y emocional, y a veces tenemos que superar eso antes de siquiera pensar en el proceso de limpieza.

En este blog, voy a darte consejos para superar los obstáculos emocionales que implican el tener vínculos sentimentales con las cosas.

Tu mentalidad de escasez: tu miedo a no tener lo suficiente.

¿Sabías que la mayoría de nosotros no logramos alcanzar nuestros sueños debido al autosabotaje y al pensamiento negativo? Lo mismo sucede con nuestro hogar y nuestras pertenencias. La mayoría de nosotros tiene grandes intenciones, compramos cajas y hacemos tiempo para organizar. Pero cuando llega el momento de deshacernos de algo, pensamos en lo peor y nos hacemos preguntas como:

«¿Y si necesito esto en un mes?» o «No sé dónde comprar otro»… «Esto fue caro, es un desperdicio donarlo».

Cuando se trata de desorden, los pensamientos sobre lo que deberías hacer con las cosas deben pasar a un segundo plano.

La vida en sí ya es complicada, difícil y ocupada sin preocuparnos: «¿qué pasa si…?» o decirnos a nosotros mismos: «debería hacer esto…». Tener esta mentalidad es emocionalmente agotador y no es divertido aferrarse a tantas cosas en nuestras vidas, limpiarlas, reubicarlas en nuestros hogares, tratar de venderlas y luego sentirnos tristes y derrotados cuando nadie más las quiere. A veces incluso puede dañar nuestras relaciones en el hogar.

Entonces, ¿qué puedes hacer?

Cómo puedes ser decidida e implacable al hacer limpieza. Ten en cuenta estas cosas:

  • Podemos pedir prestado o comprar uno nuevo si realmente lo necesitamos.
  • Nuestros recuerdos no están en nuestras cosas.
  • Tienes lo suficiente.
  • Si vendemos algo, puede ayudar a pagar deudas.
  • Si eliminamos cosas, tendremos más espacio para las cosas que realmente amamos/necesitamos/usamos.
  • Simplificar tu hogar será un gran alivio, te dará libertad y te dejará con las cosas que realmente amas.

Empieza aquí:

Organicé toda mi casa en intervalos de 15 minutos durante el confinamiento en 2020, porque vivía en un caos total y sentía un estrés terrible con todas mis cosas. Vuelve a este BLOG para ver cómo puedes organizar espacios en 15 minutos.

Pero si te resulta difícil empezar, entonces comienza con 5 minutos. Hay tanto poder positivo que se puede obtener en una usando este corto periodo. Así que camina por tu casa con dos bolsas en tus manos. Una para la basura y otra para donar. Entra en cada habitación y asegúrate de recoger algo para cada bolsa. Una camiseta vieja o un juguete roto. El champú que compraste y no te gustó y que todavía ocupa espacio en tu baño, ponlo en la bolsa de basura. Una vez que hayas terminado, retira por completo estas bolsas de tu hogar, no dejes que estén por ahí durante días.

¿Qué hacer con artículos difíciles al hacer limpieza?

Si has llegado hasta aquí, es muy probable que estés pensando algo así: «Definitivamente no voy a tirar x…». En mi caso, he guardado una pulsera que tengo desde los 9 años y algunas otras cosas de mi infancia. Siempre habrá cosas que quieras conservar, y lo entiendo. Cuando trabajo con clientes, siempre creo una caja de recuerdos para guardar elementos que simplemente no pueden dejar ir. ¡Esta es una imagen de mi caja de recuerdos!

Pero la clave aquí es mirar primero el espacio que realmente tienes para guardar estas cosas. Si vives en un pequeño apartamento de una habitación y solo tienes espacio para una caja de zapatos de recuerdos, entonces llénala con elementos y no con una caja de tamaño industrial que ocupará mucho espacio. Observa el espacio que tienes y luego elige una caja de recuerdos acorde a dicho espacio. Después de eso, el siguiente paso es elegir las cosas que simplemente no puedes tirar.

No es al revés. A menudo pensamos que vivimos en espacios grandes y que podemos guardar muchas cosas. No es así. Primero observa bien, y ante todo, el espacio con el que cuentas. 

Mi último consejo: siempre elige tener ESPACIO por sobre tener COSAS y aprende a MANTENERLO de esa manera.

Nada sucede de la noche a la mañana, la clave es hacer de la limpieza continua un hábito. Puedes hacer esto asociando el hábito de limpiar a otra actividad que ya hagas. Por ejemplo, ¿tienes un día específico en el que se recoge tu basura? Intenta esto: cuando saques tu basura, busca algo roto o viejo para tirar junto con ella. ¿Pasas en coche o a pie por tu punto de donación en un momento específico de la semana? Aprende a llevar una bolsa de ropa o artículos que puedas donar ese mismo día.

¿Preparas una taza de café o té en tu cocina? Mientras hierve el agua, trabaja en la limpieza de un pequeño espacio en 1 minuto cada vez que prepares té.

Lynne. X

es_ESEspañol

Pin It on Pinterest